Eliminar los excesos

Hay que mantener un equilibrio entre sobriedad y exceso porque tampoco queremos llegar al minimalismo más extremo, pero sí debemos tener en cuenta que los espacios abiertos y con aire son una metáfora de la libertad y las posibilidades que ofrece la vida.

Tenemos que recordar que todo en exceso es malo, hay que tener mucho cuidado sobre todo en las cantidades de decoraciones que ponemos en un mismo lugar, puede no agradar a todos.

 

 

Extraído con fines didácticos del siguiente sitio:

https://estudioarquivolta.wordpress.com/

ESCRIBE UN COMENTARIO